Daniel Pardo's Blog

Un reguero de letras, por Daniel Pardo

Los hombres

leave a comment »

Cairo, Egypt

Los 6 hombres de estas fotos son habitantes de Al-Rashid, un pueblo sin calles que con el carisma honesto de su gente hace olvidar -y en cierto sentido eliminar- la pobreza inmunda en la que vive.

Si la persona más amable que usted va a conocer en el mundo en un egipcio, una persona de Al-Rashid es la más amable que va a conocer en Egipto, un país, de por sí, muy amable.

Inmunda, digo, sin ser despectivo, sino de manera literal. Lo primero que hice al llegar a Al-Rashid, un pueblo en la costa mediterránea de Egipto a 65 kilómetros de Alejandría, fue ir a un baño público. El piso, para empezar, era un barrial de mierda, del color de la mierda y con la textura aguada de que caracteriza a la mierda. Los artefactos destinados para orinar no eran orinales sino sifones en el piso improvisadamente instalados. Lavamanos no había, pero sí una manguera en otro de esos sifones donde la gente se bañaba las manos, la cara, las axilas y los pies. Hablo de uno de esos lugares donde uno tiene que tomar aire para entrar. Y lo que es increíble, para rematar, es que la entrada al baño de Al-Rashid, el baño más sucio y descartado que yo jamás había visto, vale una libra egipcia, equivalente a 50 pesos colombianos.

Las calles son barriales, el río es un barrial, y la comida, sin ser exagerado, está untada de barrial. Y a la gente, sonriente y afable, no parece importarle. Al contrario, éste es el lugar más feliz de un país que siempre tiene una cara generosa, servicial. Tal vez cada vez que he comprado o he pretendido comprar algo en Egipto el vendedor me ha tratado de estafar. Porque el árabe es estafador por naturaleza, por cultura. Pero acá no. Al contrario: me regalaron la comida. Me comí el Fuul más rico que me he comido en este país, por una Libra egpcia. Y me dieron uno más gratis.

Rosetta, como se le conoce en Inglés, fue un puerto comercial relativamente importante durante el imperio Otomano, y de ahí el origen de las casas hechas con ladrillos negros y vinotinto cuyos balcones están tallados en madera oscura. En Al-Rashid, también, fue donde encontrarón la piedra Rosetta, tal vez el descubrimiento que más contribuyó a descifrar los jeroglíficos egipcios.

La historia de Al-Rashid, sin embargo, hoy solo existe en Wikipedia y Lonely Planet. Y lo que hay es un pueblo cerrado y diminuto donde la gente, en medio de la porquería, recibe a los tres extranjeros que van al año con los brazos abiertos. Pareciera, de hecho, que los habitantes de Al-Rashid nunca jamás hubiesen visto un extranjero, y fue por eso que mi viaje a ese lugar -donde me trataron como un extraterrestre, una celebridad y un invasor- fue tan impactante.
La cultura árabe es una cultura de hombres, de mirarse a la cara y decir las cosas de frente. La diferencia de género es radical y las mujeres no parecen tener rol social por fuera de la casa, donde ahí sí son las matronas. Pero es un país de hombres. Y están jodidos: Egipto pasa por una de sus peores crisis económica en la historia; tienen un gobierno desgastado hace casi 30 años y la gente parece no aguantar más. Pero siguen ahí, hablando, riendo, siendo un país de tertulia, de amigos que se reúnen varias veces al día a tomar té o café a hablar y reírse sin parar, como cotorras, como si los temas de la vida nunca se acabaran. Ese es el caso de estos hombres, que muy amablemente se dejaron fotografiar por mi cámara.

 

 

Ar-Rashid, Egypt
Anuncios

Written by pardodaniel

enero 20, 2010 a 11:24 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: