Daniel Pardo's Blog

Un reguero de letras, por Daniel Pardo

Y el personaje del año es… cualquier cosa

leave a comment »

En el pasado show de Satuday Night Live, Julian Assange, un hacker especialista en chuzadas, intercepta un discurso en vivo de Mark Zuckerberg, el presidente de Facebook, en el que agradecía, con su hablado de niño y tono saltón, a la revista Time por haberlo nombrado personaje del año. Assange lo critica, se burla de él y defiende que él fue quien debió ganar el premio, porque convirtió a Wikileaks en el gigante medio de filtración de documentos secretos del que nadie para de hablar.Porque, más allá de la parodia de SNL, la decisión de Time fue, en efecto, una sorpresa para todos. Todo indicaba que sería Assange. Pero lo cierto es que Zuckerberg, con la afamada película que le hicieron y el número de usuarios al que llegó Facebook este año –600 millones–, también lo podía ser.

Y es que el personaje del año puede ser cualquiera. Es decir: entre tanta gente rescatable cada año, ¿qué tan difícil puede ser escoger a alguien? Perfectamente, personajes del año hubieran podido ser los mineros de Chile, el partido del Té, Jon Stewart o Hamid Karzai. Cualquiera. Lo que se busca, más bien, es que ese cualquiera llame la atención, genere controversia y no sea esperado. Por eso Time, en su historia, ha escogido a Hitler y a Stalin de personajes del año. Porque la idea es generar recordación.

Como fue Time el que se lo inventó, como fueron ellos los que convirtieron ese galardón en una institución, en Estados Unidos es el único medio que hace el concurso. Lo hace, además, con encuestas, reportajes, videos, perfiles, retratos y cuanta cosa uno se pueda imaginar sobre una persona. Hace, es decir, un ejercicio periodístico completo y rescatable.

Ahora bien: ¿por qué en Colombia todos los medios hacen uno distinto? ¿Para qué y cómo lo hacen? ¿Por qué sienten todos la necesidad de dar un galardón al personaje del año?

Porque Colombia, y usted lo ha visto cada noviembre, es un país de reinado de belleza. De reinado de pueblo. Acá todo lo tenemos que volver un concurso de vereda para que sea divertido. No basta con un reportaje largo y profundo en un sólo medio sobre el personaje del año. Necesitamos que cada uno diga el suyo y la expectativa se genere y la gente lo pueda comentar en las novenas. Y, en ese sentido, esto no es culpa de los medios, sino de una fascinación cultural en Colombia por los distinguidos y las sociales y las competencias. En Colombia, el personaje del año, si no es el presidente, es Juanes o Shakira. O si no algún concepto raro, que ni siquiera es un personaje, como la guerra, la reelección o la paz. Por una necesidad de volverlo todo un concursito, todos los medios en Colombia tienen su versión mediocre de la institución que Time se inventó hace 83 años.

Por ejemplo, ¿cuál es la relevancia periodística del personaje del año de El Tiempo? ¿Qué nos dice de nuevo? Era de esperarse que fuera Juan Manuel Santos: ni siquiera porque es de la rosca del periódico, sino porque, de hecho, quedó presidente. Pero ¿acaso eso ya lo sabíamos? ¿Acaso toca poner cada cuatro años al presidente elegido de personaje del año? El presidente debería estar fuera de concurso. Es demasiado obvio. Y lo que es peor: que al menos hagan un reportaje que diga algo nuevo. Pero un artículo de María Isabel Rueda, que ya había escrito sobre Santos una y otra vez –y además hizo una columna que empezaba con “Julian Assange es mi personaje del año”–, sin reportería, sin historia, sin proyecciones a futuro, no le sirve de nada a nadie. Ya había sido Santos personaje del año durante su ministerio, por la Operación Jaque, Fénix, Camaleón y todas las operaciones maravillosas que lo hicieron presidente. ¿De verdad era necesario una vez más?

Los de El Espectador fueron, digamos, más originales, porque escogieron a la Corte, que tumbó la reelección de Uribe. Y eso cambió el rumbo de la historia del país y marcó los eventos políticos del año de ahí en adelante. Pero ¿por qué no podía ser el invierno, que va a terminar siendo el evento que determine el éxito del gobierno de Santos? ¿O por qué no el Partido Verde? ¿O los hijos de Uribe? ¿O Twitter? ¿O @AlvaroUribeVel? Otra vez: da la misma quién sea el personaje del año. Cualquiera podría ser. El problema no son los medios, ni los personajes, ni los eventos, sino ese formato tonto que parece pero no es necesario: el personaje del año.

Ahora, este fin de semana, se viene el personaje de Semana. Y ¿qué van a decir? Dios, qué nervios. Nos morimos por saberlo. ¿Será que María Angela Holguín? ¿Germán Vargas? ¿Los trancones? ¿Samuel Moreno? ¿Será que se van a ir con Juan Manuel después de que hace dos años también lo nombraron? Les toca decir algo distinto a los de El Tiempo y El Espectador. Porque esto es una competencia por ser el más original. Y también tiene que sorprender. Entonces: ¿el general Naranjo? ¿Ingrid Betancourt? ¿El Mono Jojoy? Cualquiera. Y, si se van con Juan Manuel, que lo lea Juan Manuel, porque ya todos sabemos que es un buen presidente y que ha sido una grata sorpresa. Cualquiera sirve y cualquiera se puede justificar.

Por eso el formato del personaje del año es una bobada. Es tan innecesario como una tarjeta de navidad. Y por eso me quedo con los premios de la Bobada literaria, que son, al menos, una bobada de frente. Y no la repetición de la repetidera.

Siente uno que las noticias se acaban a final de año y todos los medios tienen que repetirlas una y otra vez. Porque otro formato irrelevante que vemos por estos días en los medios son los resúmenes, que no dicen nada que no supiéramos. Un artículo sobre la Ola Verde, otro sobre la campaña, el invierno, Facebook, Wikileaks y así. Porque los medios también se sienten obligados a publicarlos, sea por razones comerciales, culturales o periodísticas.

En prensa, se puede argumentar, cualquier evento puede ser un artículo. Todo depende de cómo se presenta y escribe. Por eso, ya que no pueden deshacerse del personaje del año y tienen la necesidad de hacer una portada al respecto todos los años, les propongo a los medios: ¿por qué no hacen algo bueno? Métanle videos, crónicas, detalles, perfiles, retratos. Si se van a copiar de Time, por lo menos háganlo bien. Y así tenemos algo de contenido para leer en vacaciones.

Publicado en revista Kien & Ke en diciembre de 2010.

Anuncios

Written by pardodaniel

diciembre 25, 2010 a 5:05 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: