Daniel Pardo's Blog

Un reguero de letras, por Daniel Pardo

Predicciones periodísticas para el 2011

leave a comment »

Los medios están sufriendo una terrible transformación. Tanto el carácter del trabajo del periodista como el contenido de las noticias están cambiando. Los formatos, géneros, temas: todo. Tal vez desde Gutenberg la prensa no había vivido una revolución de semejantes características. Algunos predicen el ocaso de los impresos, otros defienden su supervivencia.

A grandes rasgos, las predicciones que se hicieron hace un año sobre el 2010 se pifiaron: la crisis es incluso más severa de lo que parece. Se cerraron más periódicos, se echaron más periodistas y, sobre todo, se pagó menos por los contenidos. Pero se abrieron nuevas puertas, y todo parece indicar que todo marcha en esa línea: se diversificaron los medios de reproducción y se crearon nuevos dispositivos de publicación.

Mañana se termina el año, y ¿cómo se ven los medios en el 2011?
La convergencia digital va a seguir creciendo. Las ediciones en iPad, Blackberry, iPhone y demás son los nuevos lugares para publicar. Y los medios en Colombia, sobre todo los que tienen los recursos para experimentar y generar contenidos diversos, le van a dar cuerda al tema: El Tiempo lanzó tímidamente su versión de iPad este año y se viene la versión de Semana, así como también van a tener que aparecer las de El Espectador, SoHo, DonJuan, Dinero, Cromos y demás. Y más allá de las tabletas, la información personalizada seguirá disparándose por medio de aplicaciones. Los medios van a tener que entender que la gente los va a leer cada vez menos en sus páginas web y sus ediciones impresas. Ahora las noticias se leen camino al trabajo.

Los medios que son exclusivamente publicados en Internet, si se ponen las pilas con sus versiones para móviles y sus tabletas, van a seguir creciendo. Publicaciones como La silla vacía, Kien&ke y Verdad abierta tienen la posibilidad, si la aprovechan con chivas y buen periodismo, de ser una competencia fuerte para los medios tradicionales: porque son independientes, porque no tienen costos de impresión, porque son inmediatos, porque representan una versión fresca de los hechos.

En ese sentido, publicaciones de este estilo, independientes y concentradas en el Internet, van a seguir apareciendo. Llegarán más empresarios con plata para invertir en nuevos medios, y nuevos proyectos creativos como La bobada literaria y El bestiario del balón. Esto gracias a la plataforma en que se convirtió Twitter en el 2010, año de campañas, mundial de fútbol y cambio de gobierno.

Tarde o temprano, por otro lado, tienen que aparecer más investigaciones sobre el futuro de los medios y del periodismo en Colombia: sobre las maneras de responder a las nuevas formas de comunicación e información. Y esa responsabilidad la tienen las facultades de periodismo de la Javeriana, los Andes, la Sabana y otros, por no decir que de las grandes instituciones de medios, como la Casa editorial El Tiempo y Publicaciones Semana.

Pase lo que pase, lo que ocurra con los periódicos va a ser interesante. ¿Cómo van a responder a la reducción de sus ingresos por anunciantes? ¿Cómo van a hacer para seguir siendo periodísticamente relevantes? ¿Qué van a hacer para que sus versiones digitales empiecen a generar ingresos considerables? ¿Cómo van a hacer para mantener a sus niveles de circulación? La pregunta de si los diarios van a ser obsoletos en el futuro es cada vez más válida. En Colombia, donde Internet a gran escala apenas arranca, el fin de los periódicos llegará más tarde que en otros países, como Estados Unidos, donde no paran de cerrar periódicos. Sin embargo, tarde o temprano la crisis les va a pegar duro.  En ese sentido, los impresos colombianos tienen una ventaja sobre los gringos: pueden aprender de las experiencias de ellos, y así responder con inteligencia a lo que sea que se venga. El próximo año, entonces, vamos a ver cómo hacen El Tiempo, El Espectador, El País y demás periódicos para prepararse para el fin de sus historias como las conocemos. Además, al controversial rediseño de El Tiempo le va a seguir uno en Portafolio, un diario económico que busca ponerse al nivel de diseño y periodismo al que llegó La República este año.

La televisión y la radio están mucho menos amenazadas que los medios escritos por el Internet. Si bien vamos a ver más y mejor producción de audio y video en las páginas de Internet, la competencia con los grandes canales radiales y televisivos es demasiado difícil. Sin embargo, Internet ha demostrado que tiene ventajas sobre la radio y la televisión, pues puede articular y cubrir historias de maneras inéditas en el periodismo. Y ahí está el reto de los periodistas en Internet: hacer contrapeso de la televisión y la radio con sabiduría.

¿Y el tercer canal? Gracias a dios, porque nos tenemos que cuidar de la monopolización en los medios, el Consejo de Estado lo tiene en veremos, por una demanda a la Comisión Nacional de Televisión que argumentó que los procedimientos de la subasta fueron violados después de que todos los candidatos se retiraron por falta de garantías. El único candidato que queda es Planeta, propietario de El Tiempo. Veremos en el 2011 si se meten más candidatos y si el Consejo de Estado falla en contra o a favor de la demanda contra la subasta.

En el escenario internacional el tema se parece, pero a mayor escala. Hay experimentos interesantes, como la revista exclusiva para iPad producida por la News International de Rupert Murdoch, Daily, o la fusión del blog The Daily Beast con la histórica revista Newsweek, de los que hay que estar pendientes. Los sindicatos de periodistas, cada vez más difíciles de mantener por el crecimiento de trabajos free-lance e informales, estarán en la mira de todo el mundo. Wikileaks, por su parte, va a seguir creciendo: no solo falta que publiquen el resto de los cables del Departamento de Estado gringo, sino que ya avisaron que tienen documentos secretos del Bank of America, banco que tuvo un papel principal durante la crisis económica que explotó en el 2008, y de la British Petroleum, la petrolera que dejó derramar más de 200 galones de crudo en el Golfo de México este año.

El escenario, como siempre, se ve interesante. Y acá estará esta columna, dedicada a los medios, para contárselo.

Publicado en revista Kien & Ke en diciembre de 2010.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: