Daniel Pardo's Blog

Un reguero de letras, por Daniel Pardo

Japón y los medios

leave a comment »

No se había muerto una persona en Japón y Vicky Dávila ya trinaba el desastre. La noticia ni siquiera había ocurrido y los medios ya sabían qué era y cómo sería. En apariencia. Las noticias ya no solo se reportan a medida que suceden, sino antes. Eran las cinco de la mañana en Colombia y #Japón ya era trend de Twitter en nuestro país. A esa hora, 1,200 trinos por minuto salían de Japón. Vamos en casi 4 mil muertos y las portadas todavía muestran lo mismo que ese día: las fotos de un río llevándose el mundo. La tierra se deshace y los medios ya están listos para reportarlo.

¿Cómo ha sido el tratamiento mediático del tsunami en Japón? ¿Lo han sobrevalorado? ¿Por qué llegó a ser portada de Semana? ¿Qué nos dice el tsunami de los medios?

Lo primero que vimos fue un número: 8,9. Por eso quedamos todos estremecidos: porque los colombianos, a pesar de todo, sabemos, gracias a la experiencia, qué es eso de la escala de Richter. Sabíamos lo que se venía, porque un número vale más que mil palabras. Lo segundo que vimos fue una imagen: la de una ola que arrasaba con todo. No se habían muerto cien personas, y ya todos le dábamos connotaciones históricas al evento.

Porque, así como un número, una imagen vale más que mil palabras. Cuando uno ve las impactantes imágenes que se producen desde Japón, piensa lo peor. Y, por consiguiente, reporta lo peor. El terremoto de Haití, por ejemplo, fue tan o más desastroso que el de Japón: murieron algo más de 300 mil personas. Es un país mucho más pobre, pero más cercano a Colombia. No obstante, no se le dio la relevancia que sí a Japón. Y eso se puede explicar por la cantidad y calidad de las imágenes que hemos visto, que son tan escalofriantes.

El tsunami trasladó la mirada del mundo hacia el lejano oriente, cuando llevaba dos meses en medio oriente. A pesar de que los medios han hecho todo el esfuerzo por no olvidar que en Libia –y en Bahrein– se gesta una guerra civil, Japón llevó nuestra atención a otro rincón del mundo. ¿Por qué? No es por la relevancia del acontecimiento, ni por el número de muertos. Tiene que ver, como decía, con las imágenes.

Cuando empezaron las protestas en Libia, cuando pocos corresponsales estaban allá y los demás rogaban para poder entrar, el mundo coexistía con la incertidumbre. Y el día que llegaron las fotos, así estuvieran desenfocadas y tomadas en la clandestinidad, el mundo entendió qué pasa en Libia. Donde no hay imágenes, no hay explicaciones, dijo Bassets en El País. Japón es un desastre en la Era de la información: una tragedia que tumba edificios, que seguimos todos en directo y que ni un rasguño le ha hecho al internet, que está intacto en casi todo el territorio japonés.

Pero así los medios hayan cubierto con amplitud los hechos en Japón, la inmediatez no les ha permitido explicar nada. Cantidad no es lo mismo que calidad. Y ahora que la amenaza nuclear apareció, la incertidumbre es peor. Los periodistas han comparado con las tragedias de Chernobyl y la isla Three Mile, pero eso es especulación, porque la ignorancia sobre energía nuclear los invade. Nadie sabe cuál es el peligro, si lo hay, de la fusión de un reactor nuclear. Y no porque los periodistas sean perezosos, sino porque las mismas plantas de energía no tienen la información. Ni ellos saben qué hacer. La información cambia todos los días y cambia según el proveedor. Lo alertó Cristine Russel en The Atlantic. Acá nadie sabe qué está pasado. Y se supone que los medios tienen que reportar y explicar lo que pasa a medida que ocurre. Ya. Iptso facto.

“Los desastres naturales –dice Susan D. Moeller, experta en medios– son descritos o como actos de dios sobre los que no tenemos control o como emergencias complejas que son culpa del ser humano”. Los medios tienden a politizar estos desastres: a manifestar sus sentimientos sobre el país que los sufre. ¿Qué dirían los medios gringos si esto hubiera ocurrido en China? En cualquier caso, los medios occidentales están en Japón desde el viernes obsesionados con el tema nuclear. Bill O’Reilly, uno de los presentadores de Fox News, cree que los medios inflan la amenaza nuclear. En dos días, esto ya va a ser una pelea más entre los medios liberales y los conservadores.

El lunes, la organización State of the Media publicó su reporte anual sobre el estado de los medios. Por primera vez, la gente lee las noticias en internet más que en cualquier otro medio. Y Japón fue un ejemplo que demostró tres cosas: que una imagen vale más que mil muertos, que estamos listos para cubrir el fin del mundo y que ese cubrimiento no va a ser tan profundo como debería –no porque no queramos, sino porque no podemos–.

Y nosotros, los colombianos, decimos ‘qué pecadito’. Vicky Dávila trina sus afectivos comentarios sobre la tragedia, pero no tiene idea de lo que pasa en esas plantas nucleares. La revista más seria del país hace una portada que no le explica nada a nadie, los periódicos cuentan las historias que les venden las agencias y la gente reduce su conocimiento a los desgarradores videos de Youtube. Pero no hay por qué pensar que en Colombia debería haber mayor y mejor cubrimiento de las tragedias que ocurren al otro lado del mundo. Ni siquiera el New York Times, con periodistas especializados que elaboran gráficas ultra sofisticadas, ha podido explicar el peligro nuclear. Nosotros, desde este platanal, mejor ni nos enteremos. Mejor nos preocupamos cuando nos pase. Ah, no, verdad: nos pasó el año pasado. Bueno, igual: no nos preocupemos.

Publicado en Kien & Ke en marzo de 2011.

Anuncios

Written by pardodaniel

marzo 18, 2011 a 2:10 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: