Daniel Pardo's Blog

Un reguero de letras, por Daniel Pardo

10 claves para sobrevivir como freelance

leave a comment »

Mientras usted da alaridos del desespero en pleno trancón, a eso de las siete y treinta de la mañana, yo apenas abro los ojos. Dos minutos después, ya estoy en mi oficina -un escritorio al frente de mi cama donde está mi computador, junto a una taza de café y un iPod repleto de música que no tengo que oír con audífonos-, mientras usted sigue maldiciendo. A las diez de la mañana, cuando usted por fin está instalado en su escritorio, después de la saludadera y el ascensor y el tinto, yo ya llevo dos horas de trabajo. No he gastado un peso, sigo en piyama y lo más probable es que almuerce algo más sano que usted, y por la mitad de precio.

Y si le sale un viaje a la playa, yéndose el jueves y volviendo el martes, usted no puede aceptar. Yo sí. Si lo invitan a un proyecto que lo apasiona, usted no puede aceptar de la noche a la mañana. Yo sí. Si lo invitan a una rumba el martes, usted no se puede enfiestar. Yo sí. Y si tiene que ir a Unicentro, le toca ir un sábado. A mí no.

Y no me salga con que lo que pasa es que yo no tengo trabajo. Mal que bien, entre una y otra cosa me entran en promedio los mismos dos millones de pesos al mes que le entran a usted, con los que vivo bien en Chapinero y hago mercado en el Éxito. No me vaya a salir con que el freelance es un eufemismo del desempleado, porque no lo es: mucha gente se pasa la vida entera trabajando así  -sobre todo en el diseño, la fotografía y el periodismo, que es mi oficio- y en varios países ya han reconocido legalmente esta modalidad de trabajo como un empleo.

Pero ¿sí es tan divertido ser freelancero? ¿Cuáles son las ventajas y las desventajas?

Lo primero es que esto no es color de rosa. Por ejemplo, va a tener que aprender a vivir con el fracaso. Cuatro de cada cinco correos no serán contestados y cuatro de cada cinco ideas serán rechazadas. Así que no se emocione: no le aconsejo ser freelancero. Lo más probable es que termine  vendiendo su pellejo para tener un colchón: tomar una que otra foto de matrimonio, escribir uno que otro publirreportaje, dar una que otra clase, diseñar una que otra página web de máquinas para cortar pasto.

Sin embargo, si de verdad decide meterse en esto de freelancear, adelante. Pero no diga que yo se lo recomendé.

Todo freelancero es competencia. Por eso hay que ser riguroso, juicioso y ganarse una buena reputación. En otras palabras, hay que tratar de seguir estos diez pasos que, con humildad, le sugiero:

1. Entienda a la competencia: muchos freelanceros están en las mismas que usted, y si los ayuda, tarde o temprano sus colegas lo van a ayudar.

2. Póngase fechas y cúmplalas: si le dicen que entregue el 15, téngalo para el 12.

3. Véndase con inteligencia: envíe propuestas bien escritas, sin emoticones. No mande por mandar. Envíe lo que considere verdaderamente bueno. Sin carreta. Conozca las empresas donde va a ofrecer su trabajo: esté actualizado en lo que andan haciendo. El peor error, el error fatal, es proponer algo que ya hicieron.

4. Dé la cara: visite a sus contratistas de vez en cuando, y así no tenga nada pendiente por entregar, ir es casi sinónimo de disponibilidad, por lo que es muy posible que le den una tarea nueva.

5. No sea agrandado: diga gracias por todo, insista en que le paguen pero no sea altanero, déjese editar, o corregir, o aconsejar, no arme peleas y esté dispuesto a trabajar gratis de vez en cuando.

6. Estudie más: como se trata de ser el único que puede hacer determinado trabajo, mientras más especialista sea, más posibilidades hay de que lo llamen.

7. Haga ejercicio: no sólo va a tener tiempo de hacerlo sino que, en momentos de alto estrés, es clave. No se vuelva un ermitaño. Aproveche que el horario está en sus manos.

8. Tenga hijos o compre una casa: le sobrará tiempo para cuidarlos y tendrá incentivos concretos para hacer plata.

9. Sea lo más accesible posible: mantenga Facebook y Twitter siempre abiertos, pero no pierda el tiempo viendo fotos de gente borracha en Melgar. Anote los teléfonos, conteste el celular, tenga un buen directorio, responda correos rápido, haga buenos amigos.

10. No se estanque: si no lo han llamado de ningún lado, procure ponerse a trabajar en algo, quién quita que lo llamen en una urgencia. Usted también puede vender ideas ya hechas. Siempre tenga una idea en remojo.

Publicado en Revista Cartel Urbano en marzo de 2011

Anuncios

Written by pardodaniel

marzo 31, 2011 a 7:36 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: