Daniel Pardo's Blog

Un reguero de letras, por Daniel Pardo

¿Se acueda de Terra?

leave a comment »

¿Se acuerda que, por allá a finales de los noventa, cuando el Internet era un enigma que estaba por explotar, había una página que se llamaba Terra? ¿Se acuerda era como naranja, y por ahí tenía una noticia de fútbol y otra de entretenimiento? ¿Sí se acuerda? Pues ahí sigue. Y siempre ha estado. Y todavía hace, para sorpresa de cualquiera que está familiarizado con las tendencias actuales del periodismo en Internet, lo mismo que hacía en los noventa.

¿Qué es terra.com.co? ¿De quién es? ¿Cuál es su historia? ¿Qué pretende? ¿Por qué es tan mala?

La historia de Terra, la que no tiene que ver con el periodismo, es una historia del éxito. Telefónica, la cuarta empresa de telecomunicaciones más grande del mundo, lanzó en el 99 un portal de contenidos llamado Terra. Telefónica venía de ser el monopolio de las comunicaciones en España, y tuvo la grandiosa idea de invertir en Internet en el momento indicado: durante la Burbuja del punto com. Como Telefónica lo hizo con los celulares, Terra se tomó el mundo hispano del Internet: si uno quería estar en Internet, tenía que hablar con Terra. La página de El Tiempo, por ejemplo, semejante prospecto de portal que no tenía pierde, tuvo que dar sus primeros pasos  por medio de Terra. Era el monopolio. Era lo que hoy puede ser Google. Terra, que era de la casa del primer buscador de habla hispana, Olé, era la única forma de entrar al selecto mundo del internet.

Y por eso se convirtió en una marca prestigiosa. Creó redes sociales, chats, cuentas de correo electrónico, emisoras de radio, negocios de publicidad por mensajes de texto, banners, foros: hicieron todo lo habido y por haber en ese momento en Latinoamérica. ¿Sí se acuerda? Piense en la épocas que abrió su cuenta de Hotmail. ¿Se acuerda que, por ejemplo, cuando uno abría Messenger aparecía una ventana con noticias, casi siempre de Shakira, patrocinada por Terra?

Pues bien: todo sigue igual. En diez años el internet ha cambiado como si fuera un niño en crecimiento. Sus gustos, su oferta, su demanda, su estética: nada del internet de hoy se asemeja al de finales de los 90. Pero Terra sigue igual. Y cómo no: si fue un negocio tan exitoso a principio de siglo, ¿por qué ha de cambiar ahora? Tal vez no tenga que cambiar, si su negocio, sabrán ellos cómo, sigue rentable. Aunque yo lo dudo, ese negocio cómodo y utilitario les puede funcionar para siempre. Sin embargo,  ¿no querrán ser relevantes? ¿No querrá Terra servir para algo?

El Terra Colombia de hoy en día puede ser cualquier cosa. Puede ser una red social para la gente que por alguna razón no se ha pasado a Facebook. Puede ser un archivo, un canal de televisión, una red de juegos interactivos. Y puede ser, también, un portal de noticias. El problema es que no es nada. Terra tuvo éxito en la primera etapa del Internet porque se volvió un monopolio en todos los frentes. Pero, ahora que le internet ha cambiado, se ha vuelto un portal que tiene de todo pero en realidad no tiene nada, ni siquiera identidad. A duras penas Terra se puede considerar un medio de comunicación: según el medidor Alexa, Terra no está entre las primeras 80 páginas más leídas en Colombia y la gran parte de su tráfico llega por los clasificados de El Tiempo y y el chat. Terra, es decir, no es una publicación de noticias.

Lo que hace es reciclar las noticias que llegan de Google y las agencias de noticias. Es lo mismo que Google News, pero en naranja. Terra no tiene línea editorial, que es lo primero que quiere tener un agregador de noticias hoy en día (véase Newser o Drudge Report). No tiene opinión ni pluma (véase The Hufftington Post). No hace reportajes ni investigaciones (véase Slate o The Daily Beast). No genera noticias (véase Gawker). No tiene un nicho (véase Politico). No tiene personalidad (véase Salon). Una se las pocas chivas que Terra publicó en los últimos años fue que Fernando González Pacheco se había muerto. Y no.

Terra un negocio exitoso porque tiene el nombre que le quedó de los noventa, y eso le da credibilidad frente a los anunciantes. Pero ¿no debería dejar de conformarse con la plata y salir del sótano de la irrelevancia periodística?

Terra podría ser un medio de comunicación importante en Colombia. Tiene la experiencia, la plata y el equipo para serlo. Lo que hizo en colaboración con Votebien durante las presidenciales fue bueno. Podría expandir ese canal de televisión que tienen, con crónicas ambiciosas y transmisiones en vivo, una de sus especialidades. Podría fichar plumas berracas para generar contenido. Podría llamar investigadores para hacer periodismo del duro. Podría darle un tono, cualquier que sea, al lenguaje de las noticias que compran a la agencias. Podría, en vez de ser un portal sobre todo, enfocarse en el entretenimiento o la política o los deportes o las recetas de cocina. Podría, es decir, asentar su nicho. Podría, también, volverse el lord del internet en Colombia y apoyar a cuanto proyecto sin plata y desaprovechado hay por ahí. Podría, al menos, tener un Twitter interesante, como @lasillavacia. Terra podría enriquecer la oferta de noticias que hay en Colombia. Podría aportarle algo a la sociedad. O podría, también, quedarse en ese limbo en el que está y no ser nada pero ser todo a la vez.

Si llega a quedarse en ese limbo, me atrevería a pensar que Terra está en proceso suicidarse. Los lectores en Internet ya no quieren leer medios generalistas que les dicen lo mismo que Google News o El Tiempo o el NYTimes. Quieren portales con personalidad, como Enter o La silla vacía. Y lo que quieren los lectores es lo que quieren los anunciantes, que tarde o temprano se darán cuenta dónde está la gente y dónde deben pautar.

Pero ¿y esto a quién le importa? La semana pasada, el millonario italiano Roberto Parli estrelló un Mercedes de 500 mil dólares y sorprendió a todo el mundo con su declaración: “Soy millonario, pagaré por todo, a mí no me importa”. A nadie le importa que los millonarios boten su plata a la caneca. Ni a usted ni a mí nos importa. Tal vez a los españoles de Terra y sus representantes y editores en Colombia tampoco les importe. O tal vez sí, y sientan la necesidad de hacer algo relevante por un país y una sociedad. Y si ese es el caso, los editores de Terra Colombia entonces tienen mucho trabajo que hacer.

Publicado en Kien & Ke en abril de 2011.

Anuncios

Written by pardodaniel

abril 15, 2011 a 9:44 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: