Daniel Pardo's Blog

Un reguero de letras, por Daniel Pardo

La Londres que recibe a Santos

leave a comment »

La legislación antidrogas inglesa es una de las más rigurosas. Aún así, en las calles de Londres es normal conseguirlas. / EFE

Hasta hace dos semanas, en el número treinta de Commercial Road, una de las calles más transitadas del este de Londres, operaba un coffee shop, un bar forrado en afiches de Bob Marley donde la gente fuma marihuana y toma café. No era un bar visible, pero con timbrar uno estaba adentro y en la libertad de comprar marihuana como si estuviera en Amsterdam. Una semana antes de cerrar, mandaron un mensaje de texto a todos los clientes frecuentes, donde informaban de la nueva locación del bar.

– Nos toca trasladarnos todo el tiempo, o si no la policía nos saca– me dijo el marroquí que atiende el lugar con un precario inglés.

30 Commercial Road no es el único establecimiento en Londres que vende marihuana como si ésta fuera legal. De hecho, conseguir droga en Londres es relativamente fácil: sobre todo en los barrios del Este, donde está la vida nocturna y donde transita la mayoría de la población inmigrante, es normal que a uno le ofrezcan marihuana, cocaína, éxtasis y demás derivados de las anteriores. Así como estos bares clandestinos, existen fiestas que, a la media noche, convocan a la gente a través de un mensaje de texto que informa de la locación secreta de la fiesta. Con ese sofisticado sistema de congregación, para la policía es difícil impedir eventos como este.

El porte de sustancias psicoactivas en Inglaterra se castiga con al menos tres meses de detención, aunque pasa que la policía se abstenga de penalizar a los portadores, dado que consumir es una práctica habitual. La venta legal de marihuana existe, si es con receta médica. Pero, en general, el sistema es bastante severo: desde el Acta de Abuso de Drogas de 1971, la ley inglesa, que por tradición había sido muy liberal, se convirtió en una de los más rigurosas de Europa.

Hugh O’Shaughnessy, un periodista irlandés que se ha hecho famoso por criticar con vehemencia esta Acta, me dijo que la guerra contra las drogas en Inglaterra está fuertemente influenciada por Estados Unidos, quien, “por alguna razón absurda, cree que la mejor forma para luchar contra el consumo es por medio de leyes prohibicionistas. Las industrias del tabaco y el alcohol también han hecho mucho lobby para que la droga siga siendo penalizada en el Reino Unido. Ejemplos como Holanda y Portugal han demostrado que la legalización trae grandes beneficios.”

Se dice en el leguaje popular que, en vez del nombre, la primera pregunta que se hace en un bar inglés es “what are you on?”, que traduce “¿qué droga consumió?”. “El problema de las drogas en Inglaterra tiene raíces culturales”, dijo Petra Maxwell, de DrugScope. Según un informe que publicó este año la UKDPC, la comisión anti drogas de la Policía, una de cada tres personas en el Reino Unido ha consumido drogas alguna vez en su vida y una de cada diez, en el último año. La conclusión de ese estudio fue que el consumo no ha sido bien manejado por los legisladores y que las políticas para prevenirlo deben cambiar.

La palabra “legalización” se usa cada vez más en el debate político y es por eso que la visita de Juan Manuel Santos ha generado tanta expectativa: si bien el Presidente no ha dicho de manera explícita que quiere legalizar la droga ni que lo haría de manera unilateral, la entrevista que le dio al dominical The Observer dejó la sensación de que el Presidente está dispuesto a debatir el tema. No por casualidad la comisión encargada de la ley anti drogas del Parlamento invitó al Ministro Germán Vargas Lleras este viernes a discutirlo. La idea no era llegar a conclusiones, me dijo el embajador Mauricio Rodríguez, sino compartir ideas sobre nuevas formas de combatir el problema.

A pesar de que el gobierno quiere buscar nuevas formas para luchar contra las drogas, varios columnistas han criticado su discurso. Daniel Pacheco, que toca el tema con mucha contancia en sus columnas de El Espectador, me dijo que “con la Ley de Seguridad Ciudadana, el gobierno Santos demostró que, así como el gobierno de Uribe, está en contra de la dosis mínima: Santos es una cosa para afuera y otra para adentro.”

Ahora, ¿por qué el tema de la legalización tiene tanto eco en el Reino Unido? Tal vez sea porque, primero, el Reino Unido es una potencia mundial en consumo de drogas: la semana pasada, la Agencia de Drogas de la Unión Europea publicó un estudio donde demostraba que acá se consume más cocaína que en cualquier otro país de Europa. El eco también tiene que ver con que los ingleses llevan debatiéndolo hace décadas: en el 97, por ejemplo, el diario The Independent se hizo famoso con una portada que decía “Legalicen TODAS las drogas”. Y desde entonces el periódico de corte liberal ha estado argumentando que esa es la única manera de atacar el problema. Esa idea es cada vez más aceptada por la gente: según una encuesta que realizó el partido Liberal Demócrata el año pasado, el 70 por ciento de los ingleses legalizaría la marihuana y el 50 por ciento, el resto de drogas. Por otro lado, los parlamentarios se preocupan por el tema porque el consumo no para de crecer: según las últimas estadísticas que publicó el NHS, el Servicio Nacional de Salud, 1,738 personas murieron por abuso de drogas en Inglaterra en el 2008. Comparado con el 2006, el consumo aumentó en un 19 por ciento.

El debate sobre la legalización ha generado innumerables columnas y editoriales, producto de la reunión de la Comisión anti dorgas del Parlamento a la que estaban invitados, además de Vargas Lleras, Ruth Dreifuss, ex presidente de Suiza, Paul Volker, ex jefe de la Reserva Federal de Estados Unidos, y Nigel Lawson, ex Ministro de economía inglés. “¿Por qué todos los invitados eran ex?”, se preguntó Mark Easton, de la BBC. “Porque las altas paredes de la ortodoxia política no les permitieron decir nada durante sus administraciones”, concluyó. El Daily Mail, un diario de corte conservador, dijo que la legalización “es tan necesaria como un hueco en la cabeza”. El portal satírico NewsThump dijo que “solo los parlamentarios y los narcotraficantes están en contra de la legalización, dice todo el mundo”. El Evening Standard, que se reparte gratis en cantidades industriales, dijo que “nuestra problemática ley anti drogas pone en peligro a la juventud”.

A esa atmósfera llegó Juan Manuel Santos anoche. Su visita oficial empieza mañana. Hablará con el Primer Ministro, con el vice Primer Ministro, con el líder de la oposición y con el Príncipe Carlos. La legalización, sin duda, va estar de primera en la lista de temas a tratar.

Publicado en El Espectador n noviembre de 2011.

Anuncios

Written by pardodaniel

noviembre 20, 2011 a 10:40 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: