Daniel Pardo's Blog

Un reguero de letras, por Daniel Pardo

Un día en la vida del bloguero Álvaro Uribe

leave a comment »

4:00 a. m. Álvaro Uribe abre lo ojos. Los gallos de la finca no han cantado aún en señal de amanecer. Y el ex, con sus ojos entreabiertos y lagañosos y todavía entre la cama, toma su Blackberry. Tiene tres llamadas perdidas, 68 correos nuevos, 16 mensajes de texto y 789 menciones en Twitter.*

4:02 a. m. El expresidente de Colombia oprime clear, y con ello borra y omite todos los insultos, columnas, denuncias y parodias. Se para. Orina. Medita. Tiende su cama.

4:12 a. m. El hombre que hace dos años no sabía contestar una llamada del celular se sienta al frente de su MacBook Pro y, con el iPad a un lado y el teléfono al otro, empieza el día junto a los periodistas, blogueros y políticos que inundan internet en la madrugada.

4:16 a. m. Lo primero que se encuentra es una entrevista que dio a CNN, objeto de su primer y más manso trino del día, un error.

No hay bloguero que se levante tarde. Uno de los picos de tráfico en internet es entre 6 y 8 de la mañana y a ese momento los blogueros tienen que llegar informados. El bloguero labura desde la casa y sin horario. Su trabajo es comentar, en tiempo real, las noticias y comentarios que se presentan durante el día.

6:36 a. m. En Caracol radio, el paramilitar Salvatore Mancuso se faja una faena de comentarios que vinculan a Uribe con paramilitares.

6:37 a. m. Obdulio llama al ex y le reporta la entrevista: le dice que es malintencionada, parcial, que Caracol trata al paraco de héroe.

Tal vez la única diferencia que tiene Uribe con el bloguero promedio es que para comentar las noticias, en vez de usar Google News, se entera de ellas por medio de las versiones acomodadas que le cuentan sus amigos.

7:12 a. m. Ya bañado, ya vestido, ya desayunado, el expresidente publica unvideoblog comentando la entrevista a Mancuso. Su tono va in crescendo. Dice que demandará al para. Critica al entrevistador, Darío Arizmendi, por ser un títere del poder. Denuncia que el periodista hizo lobby por el tercer canal. Publica el video y lo comparte, una y otra vez, a su millar de seguidores. Acto seguido, da entrevistas en cadenas regionales para reiterar su posición

Nadie vive de bloguear en Colombia. Por eso acá no hay blogs que publican bajo la coyuntura instantánea de cada notica, como dice la teoría. En ese orden de ideas, Álvaro Uribe es el único bloguero en todo el sentido de la palabra que hay en el país. Encima, y para envidia de cualquier bloguero, sus posts son retomados por los medios masivos.

8:00 a. m. Al ex le cuentan de una columna de Mauricio Vargas, una pluma cómplice, en la que califica al ex de “mezquino”.

8:51 a. m. Uribe, dolido, le responde.

Según los optimistas, los nuevos medios le dieron una herramienta a las voces marginales, pero omiten el hecho de que quienes tienen reconocimiento en el mundooffline tienen ventajas preestablecidas en el mundo online. Si bien Uribe usa las redes sociales como las voces marginales –a manera de promoción–, su ejemplo es un argumento para quienes critican la idea de que internet genera una redistribución del poder: según los pesimistas, internet es una nueva esfera a donde se trasladaron las viejas estructuras de poder.

12:30 p. m. Después de una agitada mañana en la blogosfera, Álvaro Uribe se sienta a almorzar con la comunidad en Corozal (Nota: la parodia tolera la teletransportación). Publica una foto donde revela que padece el mismo tic de Thom Yorke. Y el Blackberry sigue vibrando. La gente le habla: le piden que se coma el arroz. Uribe no se inmuta. Suda. Trina. Murmura. La calma de la madrugada es cosa de antaño.

12:45 p. m. El ex se para de la mesa sin haber almorzado por estar trinando y hace pensar en el típico debate de blogueros: el de si es de mal gusto o no trinar sobre la mesa.

Todo bloguero comparte detalles sobre su intimidad. Uribe, aunque también se trata de una estrategia populista de comunicación, no es la excepción.

2:00 p. m. Uribe dará una entrevista. Pero hay un problema: Juan Manuel Santos está trinando sobre terrorismo. Uribe pide que no lo lean, “porque me irrito”. Pero no se aguanta y le responde: habla de tristeza, de manipulación, de traición, de vanidad. Se para. Camina. Murmura. Trina. 

¿Por qué un arriero de ganado se tuvo que volver un geek? Porque el ex se convirtió en el más férreo opositor del presidente Santos. Al no haber oposición en el Congreso, ésta se tuvo que volcar a los medios. Uribe piensa que el gobierno es un régimen tiránico y oligárquico y, siguiendo la teoría del Perro guardián que vigila al Estado, cree que su labor es hacerle veeduría al mejor estilo de los periodistas de Watergate. Uribe tuvo que volverse bloguero para que lo oyeran. Y en eso ha tenido éxito.

11:50 p. m. El expresidente de Colombia no se puede dormir. Cada vez que lo intenta, se le ocurre un nuevo trino. Prende la luz. Tiene la mente ofuscada. Las palabras van y vienen. Interrumpe sus oraciones. Vuelve y trata de dormirse y vuelve y prende la luz. Trina. Un error.

12:00 a. m. El bloguero al fin se logra dormir, con el celular bajo la almohada. Está cansado: es humano. Trinó al caminar, desde el inodoro, mientras le hablaban. Publicó dos o tres posts en su página. Y grabó un video. Mientras Uribe duerme, la curva de histeria en Twitter se cae. Pero no es por mucho tiempo.

*Aunque suposiciones, los datos en este texto perfectamente podrían ser reales.

Publicado en Kien&Ke en mayo de 2012.

Anuncios

Written by pardodaniel

junio 9, 2012 a 6:23 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: