Daniel Pardo's Blog

Un reguero de letras, por Daniel Pardo

Archive for enero 2013

Receta para ser feliz

leave a comment »

Paul Dolan apaga su celular todos los días a las siete de la noche y no lo vuelve a prender durante doce horas para no verse interrumpido. Dice que eso, en parte, lo hace feliz.

Su próximo libro es una definición de la felicidad, algo que según él suele estar ausente en los libros sobre felicidad.

Es profesor del Departamento de Política Pública de la London School of Economics. En su trabajo estudia los factores que influencian nuestro comportamiento y desarrolla medidas de la felicidad que se pueden utilizar en política. Es, de hecho, asesor del Gobierno británico en ese campo.

Cuando habló con Arcadia, Dolan apagó su celular para no desviar su atención. Dice que eso, en parte, lo hace feliz.

¿Qué es la felicidad?

Yo estoy muy influenciado por el trabajado de Daniel Kahneman [estadounidense-israelí ganador del Premio Nobel de Economía y especializado en psicología del comportamiento], quien distingue entre el ser evaluativo –esa parte de nosotros que se pregunta, desde un sillón, por cuestiones globales de la vida– y el ser experimental, que es lo que somos la mayoría del tiempo y está concentrado en las cuestiones concretas del día a día. ?Mi definición de felicidad se basa en el segundo: ser feliz en un sentido del placer y el hedonismo, donde dominan adjetivos como júbilo y alegría en el lado positivo y estrés y ansiedad en lo negativo.

¿Ser feliz es, entonces, estar de vacaciones?

En parte sí, pero la felicidad también se basa en la satisfacción o el fracaso de las cosas que consideramos que merecen la pena. La recompensa, lo gratificante o el cumplimiento son sensaciones que nos dan felicidad en el momento en que las experimentamos pero no se muestran a manera de carita feliz.

Por ejemplo…

Cuando uno le lee un cuento a su hija de diez años por enésima vez no siente placer. Pero al terminar se siente provechoso. Ese sentimiento de gratificación se da en el momento en el que se hace, y no cuando uno realiza esa no muy frecuente reflexión desde el sillón. No me gusta enfocarme en esas preguntas generales, porque me parece que nunca nos las hacemos a menos de que nos las pregunten. En cambio, constantemente sí evaluamos nuestras experiencias desde una mirada del placer, el propósito y la recompensa.

¿Por qué la gente, en general, no es feliz?

Todo se basa en el proceso de escogencia de las cosas a las que les ponemos atención. La atención no solo determina el comportamiento sino también la felicidad. Si usted no es tan feliz como podría serlo, probablemente está distribuyendo mal la atención, un recurso de por sí muy escaso.

Las cosas que uno cree que son importantes probablemente no lo son. El clima es un buen ejemplo de algo a lo que le dedicamos mucha atención pero en realidad no nos es tan importante.

¿Qué nos recomienda para ser felices?

Hay que crear y diseñar el entorno en una forma que haga más fácil para uno realizar sus propósitos sin tener que pensar mucho en ello.

Un ejemplo…

Piense en los celulares, Internet y las redes sociales. Son elementos que nos hacen la vida más fácil y a los que les dedicamos una buena parte de nuestra atención. Pero a la vez nos hacen bastante miserables, porque somos esclavos de la necesidad de estar revisándolos constantemente.

¿Es decir que los teléfonos inteligentes nos han hecho infelices?

Eso sería generalizar demasiado. Los móviles son una tremenda fuerza de liberación y sería tonto decir que estaríamos mejor sin ellos. De hecho creo que estaríamos peor. Pero la clave está en manejar su factor de uso. Facebook es una gran manera de interactuar con los demás, pero tal vez no deberías estar ahí veinticuatro horas al día, porque estarías distribuyendo mal tu atención.

¿Qué hace uno para distribuir mejor la atención?

La gente podría crear compromisos. Empezar una tarea después de terminar otra. Hacer varias cosas a la vez, ir saltando entre una tarea y otra, es un proceso que gasta mucha energía. Uno puede diseñar sus procedimientos en una forma que sabe que le va a ser más satisfactorio. Es más estar alerta de las situaciones que pueden producirse y pueden afectar nuestra felicidad.

Tal vez el consejo sirva con un inglés, que planea lo que va a hacer. Pero con un latinoamericano, por ejemplo, me late que la cultura de la improvisación estaría por encima de esto. ¿No cree que su diagnóstico puede pecar de omitir las variantes culturales?

Acepto que hay diferencias culturales y de contexto. Pero no se trata de que cada receta se siga de la misma manera. Los colombianos son una nación bastante feliz y eso puede deberse a que le dedican una importante cantidad del tiempo a los amigos y la familia. El tiempo, así como la atención, es un recurso escaso, y no me cabe duda de que cada persona sería más feliz si le dedicara veinte o treinta minutos más del día a hablar con sus familiares.

Yo creo que los colombianos registran como los más felices porque les gusta responder en las encuestas que son felices, más allá de que lo sean. Digo: muchas veces la gente dice que cree que es feliz pero probablemente no lo es.

De acuerdo. Mucho de lo que creemos que sabemos sobre la felicidad viene de índices globales de satisfacción. No hay información sobre la felicidad entendida desde la perspectiva experimental. Mi punto no es que los colombianos sean más felices, porque no tengo información sobre sus experiencias, sino que si son más felices es porque están dedicándole tiempo y atención a las cosas que los hacen felices, que probablemente es estar cerca de gente que a uno le cae bien.

¿Es decir que los estudios en los que Colombia registra como el más feliz están errados?

Pues yo prefiero medir la felicidad según la manera como la gente usa su tiempo y atención, a diferencia de estos estudios que se basan en una pregunta reflexiva y general. Lo ideal sería no tenerle que preguntar a la gente para medir su felicidad. Pero es el único método que tenemos. Tal vez la mejor forma sería modificar la pregunta y enfocarla en las experiencias y las expectativas.

Publicado en Arcadia en enero de 2013.

Written by pardodaniel

enero 29, 2013 at 8:18 am

Publicado en Revista Arcadia

Los pastores ganan a los apostadores en Bahamas

leave a comment »

Apuesta por internet

Apostar en un casino es uno de los típicos pasatiempos del turista que visita el caribeño país de Bahamas. Los residentes de la isla, sin embargo, tienen prohibido dicho regocijo.

Bahamas legalizó el juego de apuestas en 1969, cuando el país todavía era una colonia británica. Hoy su industria turística, que es la mayor fuente de ingresos del país, se vale de una buena cantidad de casinos.

Pero apostar es ilegal para los bahameños y los extranjeros que viven en la isla, en parte debido al poder que han ejercido los pastores evangélicos en el país de mayoría cristina que hoy es habitado por no más de 400.000 personas.

La prohibición, no obstante, no ha evitado que muchos bahameños apuesten desde los innumerables locales que proveen servicios de internet.

Según varios reportes, en Bahamas hay más cafés internet (web shops, los llaman en el país angloparlante) que iglesias, y en un referendo que se llevó a cabo este lunes vencieron los que apoyan a los pastores en su cruzada contra el juego a los bahameños que querían apostar legalmente desde la computadora.

Aunque el referendo -propuesto por el “neutral” primer ministro, Perry Christie- también puso a prueba el proyecto de una lotería nacional, lo que dividió a las bahameños entre el “sí” y el “no” hasta el punto de organizar mítines políticos, fue la posibilidad de apostar por internet.

“El día de elecciones se siente como una fiesta nacional”, dijo Larry Smith, columnista del diario Tribune 242, a BBC Mundo. “Los bahameños se toman la política muy a pecho”.

Continúa en BBC Mundo. Publicado en enero de 2013.

Written by pardodaniel

enero 29, 2013 at 8:15 am

Publicado en Uncategorized

¿Qué le espera a Al Jazeera en Estados Unidos?

leave a comment »

Micrófono de Al Jazeera

Al Jazeera se dio a conocer en Estados Unidos y el mundo occidental cuando transmitió en exclusiva varios videos de Osama bin Laden reconociendo y defendiendo los ataques en la Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001.

Desde ese momento, y todavía, la gigante cadena de noticias árabe –que lanzó su versión en inglés en 2006– ha sido vista por algunos como una plataforma de discursos antiestadounidenses.

Esta semana, Al Jazeera confirmó la compra del canal estadounidense Current TV, con lo que después de varios intentos podría convertirse en un jugador importante del inmenso mercado de noticias en televisión en ese país.

Al Jazeera es una cadena de noticias estatal de Qatar, un pequeño pero cada vez más importante país petrolero en el Golfo Pérsico que es gobernado desde el siglo XIX por un emirato hereditario.

Tan pronto Al Jazeera anunció que compraría la cadena fundada por el exvice presidente de EE.UU. Al Gore hace siete años, una de las compañías de cable que transmitía Current TV, Time Warner Cable (TWC), dijo que la sacaría de su parrilla de canales.

Muchos interpretaron la medida de TWC como un síntoma de la hostilidad y el miedo que genera la cadena en EE.UU..

Continúa en BBC Mundo. Publicado en enero de 2013.

Written by pardodaniel

enero 3, 2013 at 8:09 am

Publicado en BBC Mundo

La tecnología se pone al servicio de la dieta

leave a comment »

Toma foto con iPhone a comida

La ciencia ha comprobado una y otra vez que la mejor forma de perder peso es a través de una rigurosa dieta baja en calorías y alta en ejercicio.

Pero la vida -y la ciencia- también nos ha demostrado que esto no es fácil: siempre hay antojo, una celebración o una agenda muy ocupada que está por encima de la intención de hacer dieta, tan popular por estos días posdecembrinos.

Un estudio concluyó recientmente que no comer no es sinónimo de adelgazar y otro, del Centro de Investigación de Cáncer Fred Hutchinson, encontró que la mejor forma de entrar en un régimen alimenticio y deportivo exitoso es escribiendo un diario: registrar y concientizarse del número de calorías que uno consume para evitar engañarse o esquivar las consecuencias.

La conducta de autocontrol, sin embargo, no deja de ser un sistema difícil de llevar para quienes gustan del chocolate, por ejemplo. Y ni hablar para quienes son adictos. De ahí la recurrencia de la frase “yo no tengo fuerza de voluntad”.

Las nuevas tecnologías quieren ser la solución a las tentaciones. Aplicaciones para medir el consumo alimenticio y monitores de la actividad física esperan convertirse en el nuevo sistema de dietas, que no sacrifican comer, pero sí le “enseñen” al usuario cómo controlar su consumo.

Aplicaciones para teléfonos móviles, tabletas y web como GymPac, Shape Up, Lose It y My Fitness Pal pretenden ayudar a las personas, por medio de sistemas de control del comportamiento y entrega de recompensas, a modificar y regular sus hábitos alimenticios.

Por otro lado, una serie de nuevos gadgets -como el FuelBand de Nike, Fitbit One y BodyMedia FIT- dicen contabilizar la actividad física durante el día, permitiéndole al usuario saber si se quemó el número necesario de calorías para bajar de peso.

Continúa en BBC Mundo. Publicado en enero de 2013.

Written by pardodaniel

enero 2, 2013 at 8:08 am

Publicado en BBC Mundo