Daniel Pardo's Blog

Un reguero de letras, por Daniel Pardo

Archive for febrero 2014

¿Por qué las multinacionales no se van de Venezuela?

leave a comment »

Ensambladora automotriz

En la última década la relación entre las empresas privadas y el gobierno venezolano ha sido, lo menos, turbulenta. Pero ello no ha provocado una huída en masa de las corporaciones multinacionales.

Durante los 15 años de la llamada revolución bolivariana del difunto Hugo Chávez, los capitales privados han sido objeto de expropiaciones, controles de todo tipo e innumerables obstáculos burocráticos.

Esta misma semana, el presidente, Nicolás Maduro, recordó a los empresarios: “¡No me subestimen, sectores de la burguesía! Si hay que expropiar, ¡vamos a expropiar!”.

Ahora que el gobierno decretó un margen de ganancia del 30%, que la inflación es la más alta de América Latina y que las empresas no pueden sacar sus divisas del país, pareciera que Venezuela se ha vuelto el lugar menos atractivo del mundo para tener un negocio.

Pero también ocurre que un puñado de transnacionales de las industrias alimentaria, bancaria y petrolera, entre muchas más, no solo optaron por quedarse en Venezuela, sino por mantener en este país una de sus operaciones más grandes en América Latina.

Cientos de multinacionales aún operan en Venezuela, incluyendo Procter & Gamble, Chevron y Telefónica.

Con eso, uno puede retomar la pregunta que la banda de rock chilena Los Prisioneros -quizá en un contexto distinto, pero sin duda parecido- hizo famosa en los 80: ¿Por qué no se van?

Continúa en BBC Mundo.

Anuncios

Written by pardodaniel

febrero 7, 2014 at 3:53 am

Publicado en BBC Mundo

¿Por qué hay que hacer tanta fila en Venezuela?

leave a comment »

Venezolanos compran leche

350 metros. Así de larga era la fila principal para entrar el sábado al supermercado Red Abasto Bicentenario, en la urbanización Terrazas del Ávila, en Caracas.

 

A esa hilera se añadían una de carros, el doble de larga, y otra para personas de la tercera edad bastante más corta.

Una vez adentro, el interesado debía hacer una fila para tomar el carrito de compras, otra de 150 metros para pagar y una más para que le aprobaran el recibo y pudiese salir.

“Salimos de la casa a las 4 de la mañana y de acá saldremos por ahí a las 12 del mediodía”, le dijo a BBC Mundo Amanda, una ama de casa que frecuenta este supermercado todos los sábados después de cruzar la ciudad desde su casa.

Hasta que fue expropiado por el fallecido expresidente Hugo Chávez en 2010, el Bicentenario era una sucursal de la red de supermercados Éxito, una de las empresas privadas más grandes de Colombia.

Desde entonces se ha convertido en uno de aquellos lugares controlados por el Estado donde el caraqueño tiene mayor oportunidad de encontrar los productos que escasean, como el aceite, la leche o la harina de maíz.

Aunque se veían antes, en los últimos años las filas se han vuelto parte de la rutina de los venezolanos, no sólo en supermercados, sino en el banco, en la farmacia e incluso en la cafetería. “Tome un turno y siéntese” es lo que recomiendan buena parte de los establecimientos.

La paciencia, así como las maniobras para hacer menos cola, se volvieron atributos muy valorados en este país.

Y vender turnos privilegiados es un negocio tan común como vender café al pie de las filas.

Continúa en BBC Mundo.

Written by pardodaniel

febrero 6, 2014 at 3:51 am

Publicado en BBC Mundo